Del velo al turbante: Vestirse de hombre para poder sobrevivir.

Ponts per la Pau

    Justicia Social Migración Refugiados
Ver historia

Maneras de actuar en esta historia.

Hazte socia

Donación económica

Difunde

#PiensoLuegoActúo

Compartir ya es una forma de actuar.

22 de noviembre de 2021

La refugiada afgana que cuida a compatriotas acogidos.

Nadia Ghulam pasó 10 años en Kabul disfrazada de su hermano fallecido para poder trabajar y sacar adelante a su familia. Hoy lidera desde Badalona ‘Ponts per la Pau, una asociación que lucha por los derechos y educación de niñas y mujeres en Afganistán y por la integración y acogida de refugiados en España.

 

Pepo Jiménez.

La última vez que la madre de Nadia la llamó por su nombre en persona ambas estaban cubiertas de yeso y fuego. “¡Nadia, Nadia, Nadia! ¿estás bien?”, gritó. Una bomba de los muyahidines acababa de destruir su casa y la armonía de esta pequeña familia trabajadora de Kabul. A partir de aquel momento Nadia, que tan solo era una niña, tuvo que adoptar la identidad de su hermano fallecido para poder trabajar e intentar sacar adelante a su familia.

 

Me llamo Zelmai.

 

Nadia (Kabul, Afganistán, 1985) y su hermano Zelmai tuvieron una infancia feliz porque su familia construyó un refugio de cristal en el infierno del Afganistán de los 90. “Desde pequeña tenía mucha obsesión por aprender. Por eso cuando me hablaban de guerra era algo que me sonaba muy lejos”, nos cuenta.

 

Durante aquel periodo de entreguerras todo estaba en proceso de cambio en Kabul hacia una realidad aún más oscura. “En aquellos tiempos mi madre iba con minifalda. Podíamos ver la televisión, luego fue prohibida. Y no solo prohibieron la televisión, no podías escuchar música, no podías ni sonreír. Era un crimen también una sonrisa. Era todo, todo pecado”, recuerda Nadia con vehemencia.

 

Y por supuesto, las mujeres de entonces (y las de ahora) no podían trabajar más allá de la cocina de su casa. Por eso Nadia, después de pasar seis meses en coma en el hospital por la bomba, decidió cambiar el velo blanco por el turbante de su hermano y salir a trabajar a una granja cercana disfrazada de campesino. Su primer sueldo fueron las hierbas que despreciaban los animales: “Mi madre, que es una sabia, separaba las plantas que se podían cocinar de las plantas que podíamos tirar porque eran venenosas”.

 

Nadia dando una charla en un colegio. Nadia Ghulam.

"Necesitamos que den becas para que mujeres afganas vayan a estudiar fuera y cuando vuelvan al país estén preparadas"

Nadia Ghulam, Ponts per la Pau

Algunos datos

La organización de las Naciones Unidas registró en 2019 un total de 5.120.756 de migrantes procedentes de Afganistán.

“Nuestro propósito es la orientación y la formación de aquellas personas inmigradas en situación especialmente dificultosa”.

Escucha la historia

Nadia Ghulam, la lucha de una joven afgana por la educación de niñas y mujeres.

Sabemos que estas historias relacionadas también te van a molar.

Por los derechos LGTBI+ del colectivo inmigrante.

Por los derechos LGTBI+ del colectivo inmigrante.
    Migración Inclusión Diversidad

Cooperativa cultural liderada por mujeres negras.

Cooperativa cultural liderada por mujeres negras.
    Justicia Social Inclusión Diversidad

La ‘youtuber’ que ayuda a miles de migrantes tras vivir en España sin papeles.

La ‘youtuber’ que ayuda a miles de migrantes tras vivir en España sin papeles.
    Justicia Social Migración Inclusión

¿Y si les damos una segunda oportunidad real a los jóvenes excluidos?

¿Y si les damos una segunda oportunidad real a los jóvenes excluidos?
    Educación Formación Acompañamiento
/