Más de dos millones de niños sirios refugiados han abandonado sus casas y han dejado de ir al colegio por culpa de la guerra, no por la pobreza. Muchos de ellos tienen teléfono móvil. ¿Y si les ofrecemos una herramienta de juego y aprendizaje para que puedan seguir estudiando? Francesco Cavallari es el creador de Videojuegos sin Fronteras, una organización que utiliza los videojuegos como una poderosa herramienta educativa para construir un mundo mejor.

Seguir leyendo

Si esta historia te ha hecho pensar, visita la plataforma del proyecto
y pasa a la acción con tu granito de arena.

Lo mejor está por escuchar.

Comparte su historia

Historias relacionadas Ver todas