Cada año se producen en el mundo 100.000 millones de prendas, pero para producir los 250 gramos de una camiseta se necesitan 2.700 litros de agua. ¿No habrá otra forma de hacer las cosas? La llamada ‘Fast Fashion’ ha convertido la industria de la moda en la segunda más contaminante del planeta, pero Gema Gómez sabe cómo solucionarlo vistiéndonos mejor. Por eso fundó Slow Fashion Next, porque una ropa más justa con las personas y el medio ambiente es posible y necesaria.

Seguir leyendo

Si esta historia te ha hecho pensar, visita la plataforma del proyecto
y pasa a la acción con tu granito de arena.

Lo mejor está por escuchar.

Comparte su historia

Historias relacionadas Ver todas